Una Vez al Año

Ilusión - Navidad - La Brújula

Una vez al año salgo a la calle como más ligera, con una alegría justificada en nada. Pero es una alegría que me realimenta de energía positiva, y hace que sea más difícil que el día se me tuerza. Sin embargo, mi vecino, el que a menudo porta el ceño fruncido y saluda esquivo, se muestra aún más huraño; una vez al año. Debe ser que le perturba tanta alharaca a cuento de nada. No sé, hay personas a las que les resulta molesta la felicidad obligatoria, ésa que hay que sentir a pesar de que todo siga igual.

Una vez al año me esfuerzo por retomar el contacto con personas con las que casi no lo he tenido, el resto del año. Les escribo más que les llamo, porque, ¿cómo recuperar en unos días once meses de desconexión? No hay tiempo suficiente para hablar con todos, para ver a todos, para preguntar a todos. Así que, en un esfuerzo malabarista de sincera ocupación, intento simultanear más conversaciones de las que podría mantener con lucidez. Y aún así no llego a todos a los que aprecio.

Puede que no tenga sentido, como bien dice un tío mío. Si a lo largo del año no tienes tiempo para hablar con ellos, para interesarte por sus quehaceres, para echarles una mano si la han necesitado, ¿por qué ahora sí? ¿De qué sirve acercarte durante unos días a personas que sabes que vas a volver a dejar atrás en cuanto empiece el nuevo año a andar? Lo que pasa es que yo no lo planeo así. Me inunda una candidez inusual, que en mi mente genera el espejismo de un año nuevo en el que ya no soy yo, sino una yo mejor y con mágicos atributos: con más tiempo, más eficiente, que gestiona a la perfección las prioridades, que mantiene un estado de ánimo que nunca cae en el espectro de los grises.

Aunque, pensándolo mejor, alguien así no sólo sería irreal, sino incluso un poco tedioso.

Me acuerdo también a lo largo del año, pero, debo confesar, sobre todo una vez al año, de lo desigual que es el mundo, el país, mi ciudad. Y, al mismo tiempo, una vez al año me resulta aún más difícil ser coherente, consecuente con mis principios y con cómo creo que debería dirigir mi vida. Me olvido un poco más de la ecología, de la economía, de la entereza de carácter para afrontar cierta presión social.

Una vez al año mis acciones ganan en intensidad: saludar, felicitar, donar, ayudar, conversar, visitar, participar, decorar, empatizar. Quizás no vale de nada, porque sólo es…una vez al año. Una gota que calma un poco la sed, aunque ni la sacia ni la repara. Podría argüir que, para las personas que son destino de nuestro repentino “yo” bondadoso y cordial, es positiva, incluso puede que importante, esa raya en el agua.

Pero en lugar de eso, voy a ser un poco más egoísta que de costumbre. Porque la razón que mueve mis buenas maneras, y me hace sonreír más en esos días no es pura generosidad. Realmente se trata más de mí que de los demás. Y es que disfruto con mi propio alborozo, con mi optimismo infantil y con la idea de que ante mí tengo un año en blanco en el que la vida será, en el que seré, distinta.

Aunque sea una vez al año, levanto un poco los pies del suelo, y, desde allí, la noche resulta más luminosa, el mundo más acogedor y la ilusión, contagiosa.

¿Y a ti, te gusta la Navidad?

Si te gusta, comparte 😉Tweet about this on Twitter0Share on Facebook12Share on Google+0Pin on Pinterest0

Haz tus comentarios:

2 Replies to “Una Vez al Año”

  1. Neus

    Hola!! A mi personalmente me encanta la navidad. Es cierto que nos involucramos más con las “buenas causas” en estas fechas y aunque deberíamos hacerlo más a menudo a veces resulta imposible bien por falta de tiempo, costumbre o recursos. Yo misma me siento más solidaria en estas fechas, parece que las lucecitas de navidad ayudan a avivar este espíritu bondadoso!
    Te invito a pasarte por mi blog. 🙂
    http://mimundoymisideas.blogspot.com.es/
    Un saludo
    Neus

    Responder
    • Marta Autor del Post

      Hola Neus, yo también creo que son las luces, las exteriores y las interiores 😉 Son recuerdos, costumbres… un cambio de ánimo que, incluso a los más reacios, les acaba alcanzando.
      Me parece muy bello tu blog. ¿Estás publicando una novela por capítulos? ¡Me encanta la idea!
      Nos vemos en los blogs, y ¡gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...