Si Pudiera Nacer Dos Veces…

¿Te gustaría nacer dos veces? - La Brújula

Decía una sabia mujer que conocí que había que nacer dos veces y vivir dos vidas: la primera para aprender y la segunda para saber.

La primera vida sería una suerte de aprendizaje, por prueba y error, de cómo funcionan la naturaleza y las relaciones humanas. Con suerte, al final de una vida larga, alcanzamos a comprender las causas que influyen en nuestro destino. A mí, particularmente, me encantaría saber cuánto de lo que poseo, en sentido material y también intangible, se debe a mis acciones y determinación, y cuánto al azar. Eso me ayudaría a tener un mayor control sobre mi vida: a relajarme cuando sepa que algo no depende mucho de mí, y a poner toda la carne en el asador cuando se trate de objetivos alcanzables. Claro, que para fijar objetivos con sentido, es importante conocerse muy bien a uno mismo. Porque, ¿cuántas veces te sorprendes trabajando infinito por alcanzar una meta en la que realmente no crees? A veces, por simple inercia, sigues un camino que no es el tuyo, dejando a un lado lo importante por creer que es incompatible con lo necesario. Definitivamente, a la primera vida le pido enseñarme a conocer mis pasiones, a descubrir mis verdaderas prioridades y mis verdaderas necesidades. Seguir leyendo →

Si te gusta, comparte 😉Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest

La Maratón de la Vida: “Vamos, Tú Puedes”

La Brújula-La Maratón de la Vida-Vamos, Tú PuedesLleva tiempo dándome vueltas en la cabeza la idea de que la vida es como una multitudinaria maratón. La tienes que correr solo, aunque rodeado de mucha gente: unos corren a tu lado, otros han ido a verte correr y otros, simplemente, pasaban por allí. Lo bello de una maratón es que reina el compañerismo entre los corredores, y que el público, tanto el tuyo como el ajeno, te anima y jalea incondicionalmente, tanto si vas el primero como si vas el último; sobre todo si vas el último. Pero en la carrera de fondo que es la vida a veces se echa de menos una simple palmada en el hombro.

Los problemas que nos encontramos por el camino pueden ser de cualquier tamaño y grado de dificultad. Para salir de ellos, o simplemente sobrellevarlos, a veces hace falta más maña y otras más fuerza, y muchas veces también una ayuda extra. Pero, en todos los casos, es un aliento necesario contar con el tirón de un compañero o con un aplauso que te empuja como una mano invisible. Puede parecer sencillo: aquellos que nos quieren bien estarán a nuestro lado y nos brindarán su apoyo en los momentos difíciles. Sin embargo, ¿cuántas veces en la vida a nuestros problemas intrínsecos se suman, además, la falta de compañerismo o el escrutinio social? Seguir leyendo →

Si te gusta, comparte 😉Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest

Empieza el Viaje

Imagen

la-brujula_empieza-el-viaje

Podría comenzar esta primera entrada del blog con una bella y evocadora descripción de un viaje que arranca. Con su lista de destinos, de visitas asombrosas y experiencias estremecedoras. Eso sería un comienzo potente y sin duda atractivo, yo tendría mis billetes en la mano y una maleta llena de expectativas que ir asignando a cada foto del viaje:

  • “Visitaremos el templo arcano de la sabiduría, donde experimentaremos una elevación interior fruto de un profundo instante de meditación”, o
  • “el contacto con la naturaleza salvaje nos hará sentir una conexión pura con la tierra y sus habitantes”, o incluso
  • “nos sentiremos rejuvenecer gracias a la sublime experiencia de las aguas termales que acarician el cuerpo y el alma”.

Claro que este blog no habla de viajes alrededor del mundo. Pero aunque así fuera, no estoy segura de que una guía tan previsible fuera la mejor forma de iniciar un viaje. Porque lo mejor de los viajes es la parte inesperada, sorprendente, reveladora. Y lo mismo ocurre con las novelas, los cuentos, las bitácoras y, en general, con la mayoría de los textos que leemos por placer.

Si pudiera comenzar este blog con una pormenorizada descripción del viaje que arranca, significaría que estoy enunciando al dictado, y eso es muy tedioso, tanto para los que escuchan como para el que dicta. Y también significaría que hay poco por descubrir, ni ciencia ni filosofía por conocer, que ya todas las opiniones están cerradas. Así que, me alegro de comenzar el blog sin un preciso mapa en la mano, y sí con muchas ideas, algunas más borrosas que otras, de temas sobre los que escribir y pensamientos que explorar.

¡Ojalá que este blog llene muchas páginas y me lleve a muchos destinos! Comienza el viaje…

Si te gusta, comparte 😉Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest